Miércoles, octubre 18

Son acusados por comprar votos para que la ciudad brasileña fuera sede de los Juegos Olímpicos

La Fiscalía brasileña denunció este miércoles a seis personas, entre ellas al ex presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Arthur Nuzman, y al senegalés Lamine Diack, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), por la compra de votos para adjudicar a Río de Janeiro la sede olímpica de 2016.

Según la denuncia presentada ante la Justicia brasileña, los seis acusados participaron en una operación por la cual se pagó un soborno de 2 millones de dólares para supuestamente garantizar al menos uno de los votos que permitió a Río de Janeiro ser elegida en 2009 como sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Además de Nuzman y Diack, la denuncia por corrupción se extiende al entonces gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, al ex director de operaciones del COB, Leonardo Gryner, al empresario brasileño Arthur Soares y al también senegalés Papa Massata Diack, ex dirigente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) e hijo de Lamine Diack.

Nuzman, que fue detenido a primeros de mes, también fue acusado de los delitos de asociación para delinquir, lavado de dinero y evasión de divisas, mientras que Gryner, su mano derecha en el COB, fue imputado por asociación para delinquir.

De acuerdo con la denuncia, Cabral, Nuzman y Gryner le solicitaron directamente a Soares que aportara los 2 millones de dólares necesarios para comprar el voto de uno de los miembros del Comité Olímpico Internacional para beneficiar a Río de Janeiro.

Los senegaleses Papa Diack y Lamine Diack, que fue el presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) entre 1999 y 2015, prometieron beneficiar a Río de Janeiro en la elección a la sede olímpica a cambio del soborno.

Según la denuncia, ambos también prometieron interceder para obtener otros votos a favor de Río de Janeiro.

La Fiscalía aclaró que, pese a ser dirigentes de una entidad deportiva privada, equiparó a Nuzman y Gryner con funcionarios públicos debido a que el COB recibió y administró recursos públicos en sus actividades para pleitear y organizar los Juegos Olímpicos.

Fuente: EFE
Edición video: Miguel Coria