Sábado, agosto 11

El conjunto merengue se quedó con el Trofeo Santiago Bernabéu al vencer al Milan por 3-1

El Real Madrid volvió 91 días después a su estadio para la disputa del Trofeo Santiago Bernabéu en el que era el primer partido en casa tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Con un 3-1 a favor, los blancos se quedaron con el título.

Benzema abrió el marcador al minuto 2 tras un servicio de Dani Carvajal; el argentino Gonzalo Higuaín emparejó la pizarra dos minutos después; Gareth Bale puso el 2-1 para los merengues al final del primer tiempo y Borja Mayoral cerró con el 3-1 en el 90.

El encuentro comenzó siendo una lluvia de goles en la que el Real Madrid golpeó primero. Una buena jugada de Gareth Bale desbordando a Ricardo Rodríguez por la derecha la aprovechó Karim Benzema para imponerse en el segundo palo y hacer el 1-0 cuando tan sólo había transcurrido un minuto y medio.

Aunque la alegría le duró poco al conjunto de Julen Lopetegui, ya que el argentino Gonzalo Higuaín, recién llegado desde el Juventus, puso el empate en el marcador tras un buen disparo desde fuera del área tan solo dos minutos después en el que fue su debut con el Milan. La ley del ex.

Tras un inicio de gran acierto goleador, el ritmo del juego bajó y el Real Madrid se hizo con el control de la posesión en un 4-2-3-1 que probó el entrenador vasco con Casemiro y Toni Kroos dando estabilidad en el centro y libertad a los hombres de arriba para potenciar su movilidad.

Además el partido era una prueba más para los que los atacantes se destaparan. Esta vez en el primer encuentro del Real Madrid en casa tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Y fue Bale el que más lo intentó hasta que llegó su premio en el minuto 46+ al aprovechar un balón suelto en el área, demostrando su instinto goleador.

Lopetegui movió ficha en el descanso y metió más juego asociativo con Ceballos por Casemiro manteniendo el esquema que tan buen resultado le dio en la segunda parte frente a la Juventus de Turín (3-1) y en el encuentro frente al Roma (2-1).

La segunda mitad fue un carrusel de cambios de ambos conjuntos pero el técnico del Real Madrid mantuvo durante 75 minutos al trío de ataque formado por Asensio, Benzema y Bale que presumiblemente será el que salga de inicio el próximo miércoles en la final de la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid.

Las variaciones le sentaron mejor a un Milan que puso a prueba a Keylor Navas en dos ocasiones a las que el tico respondió bien, mostrándose sobrio en la respuesta y dando razones a Lopetegui para que opte por él como guardameta titular el próximo miércoles en el primer partido oficial.

Sin el belga Thibaut Courtois, recién llegado, y sin Odriozola, lesionado, la afición del Real Madrid vio el debut en el Santiago Bernabéu de las otras dos incorporaciones hasta el momento: Vinicius y Lunin.

El brasileño se mostró participativo e incisivo por banda izquierda en el cuarto hora del que dispuso y dejó destellos de la calidad que atesora a sus 18 años. Además se asoció bien con un Ceballos que tras la salida del resto de titulares en el minuto 75 dominó el centro de campo.

El Real Madrid, renovado por la entrada de jugadores más jóvenes apretó el acelerador para llevarse una renta mayor, aunque no fue hasta el minuto 91 cuando Borja Mayoral aprovechó un rechace de Donnarumma a disparo de Luka Modric para cerrar el marcador en 3-1.

Así, el Real Madrid cerró el último amistoso de la pretemporada con victoria frente al Milan para levantar su 28º Trofeo Santiago Bernabéu en un encuentro que le sirvió a Julen Lopetegui para rodar a jugadores como Marcelo, Sergio Ramos, Carvajal y Kroos además de confirmar cuál será su tridente de ataque para la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid.

 

 

Fuente: EFE
Edición video: Cristobal González
Subir