Sábado, octubre 14

Te presentamos opciones que te aportarán la energía necesaria para realizar tu actividad física

El desayuno podemos considerarlo posiblemente como la comida más importante del día. Por lo tanto, tendremos que prestarle especial atención a esta y no improvisar lo que comeremos una vez que nos levantamos. Así que si quieres empezar bien el día, no hay mejor manera de ello que con un completo y personalizado desayuno.

Los 3 grupos de alimentos imprescindibles

  • Cereales. En este grupo incluimos el pan, los cereales de desayuno y las galletas. Si decidimos incluir pan en nuestro desayuno, sería recomendable que fuera integral, ya que tiene alto contenido en hidratos de absorción lenta, sales minerales y vitaminas del grupo B.
  • Lácteos. Dentro de este grupo encontramos la leche y todos sus derivados, como el queso, el yogur o crema. Nos proporcionan proteínas y calcio, además de vitaminas A, D y B. En caso de dietas, se recomienda que estos sean descremados o bajos en grasa.
  • Frutas. En ls fruta encontramos hidratos de carbono de absorción rápida, agua, minerales y fibra. Además, es una fuente de vitaminas, sobretodo de vitamina C. La podemos tomar tanto entera como en forma de jugo.

Teniendo en cuenta los grupos de alimentos que tenemos que introducir en nuestros desayunos, podremos preparar multitud de ellos diferentes. En esta ocasión te presentamos cuatro tipos de desayunos, que cumplen con los grupos alimentarios presentados anteriormente y que se pueden adaptar a tus necesidades de cada día, ya sea este más o menos exigente.

Desayuno energético

Si necesitas más energía de la habitual hasta el almuerzo, te proponemos un desayuno con alto contenido calórico. Te vendrá bien si necesitas excusas para realizar ejercicio físico durante el día, o si tu plan de entrenamiento es muy exigente.

  • Lácteos (vaso de leche con cereales o yogur descremado) + 3 rebanadas de pan tostado con mantequilla, mermelada, aceite y tomate, plátano, jugo de naranja natural, 10 pasas y 5 nueces.

Desayuno light

El siguiente desayuno contiene los tres grupos de alimentos imprescindibles pero en pequeñas dosis, por si no vas a tener un gran desgaste energético o necesitas perder peso.

  • Vaso de leche descremada con cereales de bajo contenido en grasas + jugo de naranja natural.

Desayuno clásico

Aquí nos encontramos con el desayuno más común, y aunque el arroz con leche, como podemos ver en el último ejemplo, no suele ser un plato que comamos para desayunar, sí es una receta tradicional y nos aportará toda la energía que necesitemos en nuestros entrenamientos.

  • Leche descremada con café, una pieza de pan casera.
  • Pan tostado con tomate, jugo de naranja.
  • Arroz con leche, jugo de naranja.

Desayuno fitness

Este desayuno se caracteriza por ser completo y equilibrado, además de aportarnos ese plus de proteínas que necesitamos para recuperarnos de entrenamientos anteriores. Es por ello que podemos añadirle pavo, jamón o huevos, entre otros ingredientes ricos en proteínas.

  • Batido o ensalada de frutas + Leche descremada con cereales enriquecidos con aminoácidos.
  • Huevos revueltos con trocitos de jamón, jugo de naranja y plátano.

Si ninguno de estos desayunos propuestos sacia tus necesidades, seguro que con las pautas impuestas puedes crear tu propio desayuno ideal. Desde aquí te animamos a que pruebes a desayunar de manera correcta, si no lo haces ya, y de esta forma verás cómo tendrás más vitalidad y energía en las tareas que tengas que desarrollar. ¿Qué tipo de desayuno prefieres para tu día a día?

Fuente: Redacción
Edición video: Daniel Roman