Jueves, octubre 5

Como líder del grupo F, Inglaterra es el décimo invitado a Rusia

Inglaterra asegura lugar en Rusia 2018

Un solitario tanto de Harry Kane en el tiempo de añadido, junto al tropiezo de Eslovaquia en Escocia, dieron el billete a Inglaterra para el próximo Mundial de Rusia. El delantero del Tottenham, que estrenaba capitanía con los ‘pross’, fue el encargado de redondear la fiesta inglesa ante Eslovenia que con la derrota de Eslovaquia ya estaba clasificada. Kane se lanzó al suelo para rematar un centro de Kyle Walker y batir así a un Jan Oblak que había realizado una gran actuación en Wembley.

Incapaz de dotar del más mínimo ritmo a la circulación de balón, el juego de Inglaterra no tardó en convertirse en un intranscendente rondo, totalmente estéril a la hora de generar el más mínimo espacio en la bien posicionada defensa eslovena.

Un tedioso guión ante el que tan sólo fue capaz de revelarse el joven delantero del Manchester United Marcus Rashford, el único que se atrevió a probar suerte en el uno contra uno, el único capaz de probar fortuna con el regate, en definitiva, el único capaz de encarar a su rival.

Sin embargo, Rashford nunca logró transformar su atrevimiento en ocasiones de gol, lastrado por su falta de acierto a la hora de servir el balón a sus compañeros tras escaparse de su defensor.

De hecho, la mejor ocasión de Inglaterra llegó de un fallido intento de centro de Marcus Rashford a los 26 minutos que, pese a que no era su destinatario, acabó llegando a los pies de Jordan Henderson, que obligó a lucirse al portero esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak, con un certero remate.

Poco más ofreció Inglaterra en la primera mitad, al igual que Eslovenia, que pareció no darse cuenta hasta ya bien entrado el segundo tiempo de que el empate no le valía para seguir en la carrera por el billete mundialista.

Esa circunstancia obligó a Eslovenia a estirarse en la segunda mitad, lo que permitió a la selección inglesa gozar, por fin, de los espacios que necesita para que luzca su juego.

Con metros por delante para correr, los de Southgate lograron encadenar entre los minutos 63 y 68, hasta tres claras ocasiones de gol, pero ni Raheem Sterling, ni Rashford, que desaprovechó un veloz contragolpe con una fallida vaselina, ni Harry Kane fueron capaces de marcar.

No falló, sin embargo, Kane en su siguiente oportunidad, tras aprovechar un centro desde la banda derecha Kyle Walker en el tiempo de prolongación para firmar en el 94 el definitivo 1-0 que selló la clasificación de Inglaterra para el Mundial.

Edición video: Cristobal González