Llegó como suplente, se fue como figura… (Jueves)

En realidad, la baja ya se veía venir. Todos los ingredientes estaban ahí: Chivas no tiene dinero para comprar y los Tuzos ya no querían prestar, sólo vender. Pero la noticia no dejó de causar molestia entre los aficionados rojiblancos. Rodolfo Cota no será más portero del Rebaño Sagrado. Grupo Pachuca lo envió a León, otro equipo de su propiedad.

Su nombre quedará grabado en la historia del Guadalajara. Su ejemplo de paciencia y perseverancia bien podría ser tomado por otros futbolistas. Cota pasó tres años de su carrera, los más brillantes hasta ahora, en el cuadro rojiblanco. Pero no fue para nada sencillo el camino recorrido. Fue contratado como refuerzo para el Torneo Apertura 2015, con la única intención de que se convirtiera en un buen suplente.

Chivas lo trajo a préstamo por un año y la idea era que su presencia incrementara la competencia. Que Antonio Rodríguez, el entonces titular, no se relajara. Ese era su destino. Por eso fue relegado a la banca en partidos de Liga y titular solo en la Copa MX, que ganó en su primer semestre con el equipo, cumpliendo una destacada actuación en la Final, ganada precisamente en León, su nueva casa.

Espero con paciencia. Se dedicó a entrenar y aguardó su turno. Fue hasta el siguiente torneo cuando un error le costó a “Toño” Rodríguez la titularidad. Rodolfo Cota la tomó y nunca más la soltó. Se adueñó del arco y ganó la simpatía de millones de aficionados que hoy lamentan su partida del equipo.

¿Por qué se va? Simplemente porque el Rebaño Sagrado no ha querido o no ha podido ejercer la opción de compra. Ciertamente, el precio originalmente pactado era demasiado elevado: 8 millones de dólares por un portero suena descabellado. Cuando el propio jugador expresó a Grupo Pachuca su deseo de quedarse, accedieron a una considerable rebaja. Allegados a la directiva dicen que se acordó 4.5 millones, casi la mitad del precio inicial. Pero, la crisis financiera del equipo no permite una compra de ese tamaño.

¿Para Chivas qué sigue? Con la salida de Rodolfo Cota, los caminos para el Guadalajara son dos. La primera posibilidad es buscar en el mercado un portero confiable que pueda calmar el enojo de millones de aficionados. Sin embargo, las opciones de refuerzos no son precisamente abundantes. El más viable: Gibrán Lajud, de los Xolos de Tijuana. Buen arquero, joven y seguramente caro.

La otra opción es jugársela con lo que hay en casa. Para el técnico Matías Almeyda, está por delante Miguel Jiménez. El “Guacho” ya ha recibido oportunidades en las que respondió de buena forma, sobre todo en la Copa MX del Clausura 2017 y en la Ida de la Final de la Liga de Campeones de Concacaf, donde fue la figura. Detrás de él, Antonio Rodríguez.

Lo cierto es que deja un hueco difícil de llenar. Después de Jaime “Tubo” Gómez y Nacho Calderón, porteros del Campeonísimo, ningún otro arquero de Chivas puede presumir los cinco títulos de Rodolfo Cota. Es ya un histórico para el Club Deportivo Guadalajara, donde pasó tres años a préstamo. Llegó como suplente, se fue como figura…

Edición video: Aarón Alvarez