Viernes, octubre 26

No más oportunidades

El Eibar puede poner fin a la era Mohamed en el Celta

El Celta de Vigo, sin su goleador Maxi Gómez por lesión, afronta el partido de este sábado contra el Eibar con la obligación de ganar para superar su crisis de resultados y juego, y, de paso, salvar la cabeza a su entrenador, el argentino Antonio Mohamed, cuestionado por un amplio sector del celtismo.

El equipo gallego, que en el último partido disputado en Balaídos ante el Alavés ofreció una leve mejoría en el juego a pesar de la derrota, espera reencontrarse con la victoria después de encadenar seis jornadas sin ganar, en las que lo más preocupante fue su pérdida de identidad.

Tan crítica es la situación a pesar de estar todavía en octubre que la directiva que preside Carlos Mouriño lanzó esta semana un sorprendente e inusual comunicado para pedir a la afición que apoye al equipo durante los noventa minutos con el objetivo de evitar la pitada de los últimos encuentros.

Mohamed es consciente de que se juega el puesto y, por primera vez, renunciará a su idea de alinear a un delantero físico para situar a Iago Aspas como nueve, con Emre Mor en la banda derecha, Boufal en la izquierda y Brais Méndez como enganche.

Lobotka y Beltrán parecen inamovibles en el doble pivote, por lo que el turco Okay Yokuslu, otro de los refuerzos veraniegos, arrancará de nuevo en el banquillo. Y en la defensa la única novedad será la entrada de David Juncá en el lateral izquierdo.

El Eibar se presenta reforzado en Balaídos después de haber logrado los tres puntos en su último desplazamiento a Girona y haber empatado ante el Athletic en un encuentro en el que dominó de principio a fin.

Por eso, y pese a lo apretado de la clasificación, los armeros saben que están en un buen momento, tanto de forma como anímico, para poder rascar algo valioso de tierras gallegas y alejarse más de los puestos peligrosos de la clasificación.

Tras una semana en la que se ha hablado más de la ciudad deportiva que de fútbol, los aficionados comienzan ya a pensar de nuevo en el balón, y de hecho no faltarán eibarreses en las gradas viguesas.

El entrenador armero, José Luis Mendilibar, cuenta con las bajas de Paulo, Escalante, Pedro León y Dmitrovic, por lo que Markel Areitio acude a la convocatoria como portero suplente.

Esta vez han sido Hervías y Calavera los que no han viajado por decisión técnica.

Con la seguridad de contar con Riesgo bajo palos, Rubén Peña y Ramis parecen insustituibles en defensa, así como Jordán y Diop en el centro del campo.

Orellana también parece tener el puesto asegurado en la zona ofensiva, y está por ver si el entrenador opta por adelantar a Cucurella, como ya probó durante algunos minutos del último partido ante el Athletic.

Enrich y Charles pueden formar la punta de lanza de un equipo al que se le da bien Balaídos y que llega con la moral por las nubes.

Fuente: EFE
Edición video: Aarón Alvarez