“Pollo” Briseño espera mantenerse en Primera División

El defensa tapatío tiene el claro objetivo de permanecer en Primera División en Europa, ya sea con el Feirense o cualquier otro conjunto europeo

Aunque su ilusión es que Feirense se mantenga en la Primeira Liga de Portugal, pero sí desciende, el defensa mexicano Antonio Briseño dejó en claro que su objetivo será militar en alguna Primera División en Europa.

En la actualidad, los Fogaceiros se encuentran en el lugar 17, penúltimo de la clasificación, con 23 unidades tras 28 fechas disputadas, por lo que en estos momentos descendería a la Liga de Honra.

Aunque “Pollo” confía en la salvación de su actual equipo, es un hecho que su contrato de dos años se anulará en caso de que se concrete el descenso y tendría vía libre en buscar acomodo en otro club de una máxima categoría en el “Viejo Continente” y lo hará ya con la experiencia de una campaña en el balompié lusitano.

“Siempre voy a buscar una Primera División, sé que no vamos a descender, el equipo no va a bajar”, enfatizó Briseño, quien cumple con su primera aventura en el futbol europeo.

En entrevista a Notimex, señaló que es muy común quedarse sin contrato, “yo desciendo y el contrato se anula automáticamente, siempre voy a tratar que mi equipo siga en Primera División, pero si llegamos a descender, trataré de buscar otro equipo en Primeira u otro de Europa, ya estuve acá y puede ser más fácil conseguir equipo”.

En lo que lleva con Feirense, el campeón del mundo sub 17 en México 2011 resaltó que se dio cuenta que tiene nivel para competir en este balompié, pero sin duda que todo se debe al trabajo y esfuerzo.

“Me sirvieron mucho (estos meses en Europa) me di cuenta que tengo un gran nivel, que puedo competir con los mejores y puedo estar acá mucho tiempo”, apuntó.

Lamentó que el técnico Nuno Santos no le haya mostrado del todo la confianza, pero entiende que tal vez le faltó que lo conociera un poco más para que se convirtiera en un elemento habitual del Feirense, con el que apenas ha visto actividad en 10 partidos de la Liga de Portugal.

“La adaptación me costó siete partidos, lo vi con los centrales que deben jugar muy en el centro sin salir a la banda, hacen bloques muy compactos, esa adaptación es lo que me llevó a tardarme tantos partidos y evidentemente uno trata de adaptarse lo más rápido posible y después ya fue decisión técnica del míster si jugaba o no”, detalló.

Abundó que como no lo conocía, se decantaba por otro jugador que tiene más tiempo en la Liga, “pero es normal hay que trabajar y el siguiente año pienso que seré importante, puedo aportar en el equipo y me siento en gran nivel”.

Fuente: Notimex