Lunes, octubre 23

El delantero argentino ha rendido poco en su paso por el Shanghái Shenhua

Tres goles, doce partidos, polémicas lesiones, sobrepeso o críticas a la gastronomía local son algunos de los detalles que el futbolista argentino Carlos Tévez ha ido recopilando en su paso por China, donde llegó a comienzos de año como la gran estrella del Shanghái Shenhua y uno de los jugadores mejor pagados del mundo.

“Lo que más ha decepcionado a los fans es la actitud mostrada por Tévez”, cuenta Andy Strong, experto en fútbol chino y gerente de deportes de la agencia de comunicación digital Mailman.

En su aventura asiática, el ex jugador de clubes como Manchester United, Juventus o su amado Boca Juniors “ha dado demasiadas muestras de que no quiere estar aquí, de que no le importa el club” y de que “no va a hacer nada para intentar adaptarse” a China ni a Shanghái, pese a ser una de las urbes más cosmopolitas del país, añade Strong.

A comienzos de enero, Tévez llegaba a China aclamado por miles de aficionados (dicen que los seguidores más apasionados del país son los del Shenhua) tras un acuerdo con el Boca Juniors por el que el club argentino recibiría 11 millones de dólares (10.5 millones de euros).

Además, aunque la cifra nunca fue confirmada ni por el jugador ni por los clubes, los medios publicaron que Tévez iba a cobrar 40 millones de dólares anuales y con ello se iba a convertir en el futbolista mejor pagado del mundo hasta entonces.

Se presentaba contento e ilusionado de poder participar en convertir al fútbol en uno de los deportes nacionales de China y pedía paciencia a la afición en sus intentos de hablar el dialecto “shanghainés”. Para tener una adaptación más fácil, contó, se trajo a 19 miembros de su familia.

Dirigido por el uruguayo Gustavo Poyet, a comienzos de temporada el Shanghái Shenhua prometía hacerle sombra al eterno campeón, el Guangzhou Evergrande (que ya tiene la liga matemáticamente ganada a falta de dos jornadas), y tener un exitoso paso por la Liga de Campeones asiática.

Pero el Shenhua quedó eliminado de esta competición, precisamente en el debut de “El Apache” en un partido oficial.

Y hoy, a falta de dos encuentros para el fin de la Superliga, el equipo de Tévez (no de Poyet, quien dimitió hace un mes tras los malos resultados) está en el puesto 12 de 16, mientras que el argentino ha logrado marcar tres goles en 12 partidos disputados (de 28 jornadas jugadas hasta ahora).

“Ha sido muy decepcionante desde el punto de vista de los aficionados y de la prensa. Vino con muchas expectativas” y acabó no dando resultados y “quejándose incluso de la comida china”, apuntó Strong.

Comparado con otros extranjeros que hoy juegan en China, la mayoría “lo ha hecho mucho mejor”, como es el caso del brasileño Hulk, quien ha demostrado “mucho más esfuerzo, entusiasmo y preocupación por el equipo y por el juego en China”.

Una de las cosas que ha marcado el año de Tévez en el país han sido las “lesiones cuestionables” y su actitud para enfrentarlas, apunta el experto.

Fuente: EFE
Edición video: Miguel Coria